HTC y Samsung pelean por la realidad virtual

1464704252_232696_1464705014_noticia_normal_recorte1

Computex, la feria sobre tecnologías de la información y la comunicación (TIC) más importante de Taiwán, ha dado comienzo esta mañana con muchas novedades en el campo del internet de las cosas (IoT en sus siglas en inglés) y una clara lucha por la corona de la realidad virtual. Los stands de HTC y Samsung, en los que ambos presentaban sus dispositivos de realidad virtual –VIVE y Gear VR respectivamente-, estaban a pocos metros el uno del otro.

La feria ha sufrido un sobresalto poco antes de la una y media del mediodía, debido a un intenso terremoto a pocos kilómetros de la isla autogobernada. El incidente apenas ha dejado daños materiales en la región, pero ha servido para sacar del mundo virtual a muchos de los usuarios que en esos momentos probaban dispositivos RV en diferentes stands de los dos emplazamientos de la cita tecnológica, Nangang y Taipei World Trade Center.

HTC, que vuelve a la feria después de varios años de ausencia, y Samsung han protagonizado una singular batalla por ver quién ofrecía la experiencia más espectacular de RV. La marca taiwanesa ha presentado los primeros juegos para el HTC VIVE: Front Defense, Holodia y Ruckus Ridge. La empresa coreana se ha quedado atrás debido a las limitaciones de su producto, Gear VR; mientras que el dispositivo de HTC depende de la potencia de un ordenador exterior, la experiencia ofrecida por el aparato de Samsung recae en el teléfono Galaxy que se conecte.

La empresa taiwanesa, que juega en casa, ha ganado esta particular batalla. El grado de realidad mostrado por los juegos de HTC presentados durante Computex, es mucho más potente que el ofrecido por el contenido del Gear VR. La diferencia de precios entre los dos dispositivos es abismal, 99 $ (poco más de 85 €) por el Gear VR y 799 $ (algo más de 700 €) por el VIVE. Precisamente hoy mismo sale a la venta en Taiwán la versión comercial del segundo.

Invasión Smart

Computex era tradicionalmente una feria que servía para conocer lo último en ordenadores y portátiles. Sin embargo en los últimos años parece estar transformándose en una nueva plataforma para dar a conocer los proyectos relacionados con el IoT y big data de diferentes empresas asiáticas. Este resultado responde a la estrategia de diversificación seguida por muchas de las marcas de la región, tradicionalmente relacionadas con el sector del PC, para adaptarse a la vertiginosa velocidad del negocio tecnológico.

BenQ es una de esas marcas que se ha pasado al mundo inteligente, lanzando hasta seis nuevas líneas de negocio basadas en el big data y el IoT. Una de las más interesantes es la relacionada con el mundo de la escuela, Smart School, que permite el seguimiento académico y el análisis del rendimiento de los alumnos a través del uso de big data e IoT. El doctor HW Chiou está detrás de la sección Smart Energy, otra de las novedades de la corporación taiwanesa. Con esta propuesta, que ya está implementada en más de 500 tiendas 7-eleven de la isla autogobernada, Chiou quiere “controlar hasta el último detalle de un negocio para optimizar los resultados”. Pocos detalles le faltan a su software, capaz de conocer el cuándo, cómo y dónde de cada café que se sirve en cada una de las tiendas 7-eleven con la que tienen acuerdo.

Acer, otro de los pesos pesados de la región, también ha presentado su proyecto de IoT + big data, a través de su filosofía BeingWare. Básicamente, lo que predica la compañía taiwanesa es “pasar del internet de las cosas al internet de los seres”, mediante una serie de dispositivos y aplicaciones conectados a través de una nube propia.

Casi todos estos sistemas Smart recuerdan muchísimo a otros ecosistemas ya creados por otros fabricantes para alcanzar la interconexión entre usuarios y dispositivos.

Audi y Mercdes-Benz han presumido de sus proyectos de conducción inteligente, Virtual Cockpit e Intelligent Drive respectivamente. El primero no parece una gran novedad, simplemente una gran pantalla tras el volante con mucha información. El segundo no es más que una serie de sensores para saber lo que acontece fuera del vehículo y actuar en consecuencia.

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/05/31/actualidad/1464704252_232696.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
0

Tu carrito